miércoles, 18 de enero de 2017

El origen emocional de la hendidura labio-palatina

Hace 4 años y medio, dos meses antes de venirnos a vivir a Israel, estudié Biodescodificación con Enric Corbera, el primer curso que hacía intensivo en Barcelona. La verdad es que conocer este método científico me ha cambiado la vida, ya que me ayuda a entender qué estrés emocional en concreto provoca cada síntoma. Es decir, te da mucha consciencia de lo que sucede en tu vida y en la de tu familia, y la verdad es que ayuda mucho sobre todo, con la gestión de las enfermedades de los peques, ya que dicen que ellos no se enferman, sino que están sintomatizando las emociones no gestionadas de las madres, al menos hasta los 7 años, aproximadamente. Doy fe de ello. Otro día explicaré algunos ejemplos de ello.

Ahora lo que quería compartir con vosotros es sobre todo una reflexión que, por fin, le dio un sentido a la hendidura con la que Sol nació. Yo tengo una parte muy mental en mí que necesita entender porqué suceden las cosas, y el hecho de que mi hija fuera la única en nuestra familia que naciera así, me tenía muy mosqueada, porque no era genético, entonces... por qué fue?

Así que cuando estudié Biodescodificación, le pregunté a Enric y me acuerdo que me explicó que la boca se hace más grande porque "la madre se estaba deleitando con algo que creía seguro y de golpe se lo quitan de la boca y la dejan con la miel en los labios". Y la verdad, por muchas vueltas que le daba, no encontraba qué situación podría haber sentido yo de ese modo durante el embarazo de Sol, así que no me cuadraba.

Y hace poco, Joan Marc Vilanova publicó en su web Biodespertar la última versión del diccionario bioemocional y volví a revisar la descripción del síntoma:

LABIO LEPORINO
Definición: Malformación congénita que consiste en la presencia de una fisura en el labio superior (a veces en el inferior, pero pocas veces).
Técnico: 1 ª Etapa Embrionaria. Conflicto de pedazo. Transgeneracional o proyecto sentido.
Sentido biológico: Hacer la entrada de la boca más grande para poder atrapar mejor el bocado. Hacer una bocaza.
Conflicto: Conflicto de atrapar pedazo. Viene de antes del nacimiento, por lo tanto debemos buscar en el proyecto sentido o el transgeneracional.
He deseado algo, ya lo tenía y a última hora me lo han quitado.
Mi boca no es suficientemente grande para guardarlo.
Conflicto de separación y desvalorización por no haber podido abrir la boca para gritar, quejarse, decir lo que había que decir. 


El Proyecto Sentido es la época 9 meses ANTES del embarazo, durante el embarazo y que dura hasta los 3 años primeros años de la infancia. Y por muchas vueltas que le di, no encontraba una situación que pudiera coincidir con esa sensación de quedarme con la miel en los labios.
Entonces me di cuenta de que podría estar también originado en el Transgeneracional, es decir, en mis antepasados... empezando por mi madre...

Y ahí viene la clave, simplemente recordé la situación en la que fui concebida: mis padres se casaron después de 4 años de noviazgo, donde no pudieron disfrutar de ningún tiempo a solas, porque mi madre siempre tenía que llevarse a algún hermano cuando salían juntos, y además, llevaba toda la juventud criando a sus hermanos, así que cuando se quedó embarazada, 4 meses después de casarse, no le hizo mucha ilusión la idea de volver a criar otro crío. 

Esa sensación de "Nooo, ahora que por fin estaba liberada... ufff!" fue la que sintió al darse cuenta de que estaba embarazada. Y ese es más o menos el momento en que la cara del bebé se forma: a las 5 - 6 semanas de gestación, que es más o menos cuando la madre se da cuenta de que está encinta. 

¿Por qué no salí yo con labio leporino y en cambio le pasó a Sol? buena pregunta, ¿por qué se saltan algunas enfermedades una generación? buena pregunta. Mi manera de resolver inconscientemente esa sensación ha sido la de no quedarme con las ganas de disfrutar de mi libertad antes de ser madre, por eso viajé intensamente antes. Pero quizá aún no estaba del todo resuelto y Sol lo somatizó. Además, si miro más allá, mi abuela materna y su propia madre se casaron por estar embarazadas, y ambos fueron secretos. Puedo imaginarme que pudieran haber sentido algo parecido. Aún no lo he descubierto. 

Por eso he querido publicar este artículo, para preguntarte a ti que me estás leyendo, si eres la madre de un bebé HLP, si a ti también te pasó o quizá a tu madre o a tu abuela o a tu bisabuela. Por un momento, deja de leer, cierra los ojos y viaja en el tiempo: repasa el primer mes y medio de tu embarazo, tuviste esa sensación? la tuvo tu madre al quedarse embarazada de ti? o su madre o su abuela? respira hondo y medítalo. Pregúntales a ellas, si tienes la posibilidad, siente si, por la información que te ha llegado, algo ahí pudieran haber sentido.

Y entonces te agradecería que lo compartieras conmigo, así podré tener datos, una estadística, de cuántas veces eso sucede o no, porque tengo la sensación de que si es así, podríamos aportar un dato hasta ahora desconocido y que podría ayudarnos a llevar un poco de luz a este aspecto. Quizá pueda ayudar a muchas de nosotras a entender por qué sucedió, a quitarse la sensación de culpabilidad que muchas veces aparece insconscientemente, no significa que culpabilicemos a nuestras antecesoras tampoco, es solo llevar consciencia, entender el funcionamiento del alma, y a entender que es importante cuál es el mensaje para cada una de nosotras. 

La pregunta sería, qué has aprendido con esta experiencia que te ha aportado tu bebé desde el momento en que te diste cuenta de cómo nacería?, si ya ha crecido, qué has aprendido a lo largo de los años?

Te invito a contestar unas pocas preguntas al final de este artículo.

Yo, ahora que mi hija tiene casi 9 años, puedo decir que aprendí a respetar la naturaleza, a que como un trébol de cuatro hojas, la naturaleza no se equivoca, a veces hace a algunos distintos para llevar un mensaje especial a quien lo puede entender. Ver la magia y la belleza en la diferencia. Descubrir que hay algo mucho más profundo que la apariencia física: el corazón abierto y amoroso, la ternura, la empatía, el amor sincero e incondicional. Eso es lo que mi niña me enseña cada día. Eso fue lo que aprendí a sentir con mis padres (con los que no tenía una relación fácil antes de quedarme embarazada) y eso es lo que he intentado aplicar al resto de mis congéneres. Todo un reto, un proyecto de vida.

Así que esa sanación que ha ido experimentando mi alma, puede que también llegue a mis ancestras. Que nadie me ha dejado con la miel en los labios. Que soy yo la que elijo cómo voy a vivir el momento, que es una oportunidad de crecimiento, de disfrutar la vida conscientemente, como una constante sensación de agradecimiento por nuestras experiencias, nuestras vivencias, nuestros seres queridos, por todo lo que tenemos y por todo lo que no tenemos. 

Te invito ahora a responder unas preguntas que te servirán para investigar el origen de la fisura de tu bebé. Iré publicando los resultados para mantener la investigación abierta y que pueda ayudar a la mayor cantidad de gente posible.
Gracias por tu colaboración de todo corazón.